“Detrás de todo… Hay periodistas”


El columnista y periodista de investigación de Clarin, Gerardo Young, convocado por una agrupación universitaria, dio una charla acerca de su profesión, en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

El marco de gente no fue alentador, tal vez acompañado por la lluvia que afectaba al barrio de constitución, otro poco por la escasa difusión. La exposición del investigador tomó un tinte de debate. Alrededor de dos horas, netbook y proyector mediante, @eltatoyoung, como se apoda en twitter, respondió a la consigna propuesta por el ciclo: “Cuando seas periodista… Qué?”

Por demás, la presencia de un comunicador de este diario en particular en nuestra querida facultad era una presencia extraña. Desde el conflicto con el gobierno, la ley de medios y toda la idea (cierta) de Clarín como monopolio, costaba imaginarse que un periodista de trayectoria de este grupo pudiera aceptar la invitación tan amablemente y abordarla con tanta altura.

Lo cierto es que comenzó proyectando distintas publicaciones, contando cómo procede en cada caso, en qué se enfoca y cómo logra el resultado final de cada investigación.
“Esta nota hubiese provocado un escándalo hace 10 años, pero al día de hoy pasa desapercibida”, subrayó mientras exponía una nota que evidencian los actos de corrupción del gobierno nacional (ver nota). Tal vez la gente está acostumbrada a la idea de “Robar, roban todos”, resonó entre los oyentes y por eso una nota enfocada en la corrupción, por más demostrada que esté no causa revuelo en la opinión pública.

Continuó presentando una nota publicada en Octubre del año pasado, donde tomó la historia clínica de un paciente que fue operado sin anestesia y posteriormente murió. “Esta se las traje para que vean que queda en evidencia el gobierno de la ciudad, en ningún hospital pueden faltar anestesistas. Lo mío no es contra el gobierno de Cristina” el periodista demuestra con su intervención, que no responde a fines políticos sino sociales.

Lejos de pasar desapercibido el conflicto de clarín y el gobierno nacional, añadió: “No hay que olvidarse que detrás de toda esta lucha están los periodistas, que siempre tienen la posibilidad de decidir qué notas firman y qué notas no” – contundente – “Estoy seguro que los periodistas tienen en cuenta sus trayectorias y no harán afirmaciones si no tienen los fundamentos” respondió frente a la aparición en escena del nuevo dicho popular: “Clarín miente”.

El grupo Clarín tiene sus posturas e intereses, pero éstos no siempre tienen porque representar los ideales de cada periodista de su grupo.
Hay que ser consecuentes con lo que uno piensa, dudo mucho que un kirchnerista trabaje para ese diario, pero ésta charla, exposición y debate no dejó de ser esclarecedora. Uno puede estar a favor o encontra de distintas ideas políticas pero no por eso tiene que ver con los litigios que tenga el grupo… La idea sobrevoló en el transcurso de sus palabras. 

Acerca de la libertad de expresión, risa de por medio, el periodista respondió:
“La libertad de expresión está, siempre estuvo y esperemos que siempre esté, depende de nosotros”. Para saber un poco acerca de su futuro, se mostró muy feliz con la idea de seguir trabajando en radio mitre “estoy muy cómodo y contento en la radio”.

Mientras uno esperaba escuchar a un periodista con impronta de empresario, se encontró con un investigador con intereses sociales, “hago las notas porque a mí me gusta, me apasionan, en verdad  el periodismo pasa por uno mismo”.

Con respecto a Internet, se mostró preocupado por el acostumbramiento de los periodistas de resolver sus notas desde su sillón. “En la calle están las noticias” – remató – “El periodismo es síntesis y se trata de recorrer el lugar donde está la información y lograr que el lector sienta por unos instantes que viajó con vos”.

Esperemos que el periodista que ya hace más de 10 años trabaja para clarín, quien empezó en el diario en la sección “policiales”, se haya quedado con una impresión acertada de lo que es la facultad de ciencias sociales, cuna de los futuros comunicadores.



Realidad-Ficción

No por nada el Domingo pasado arrancó un unitario nuevo en la hora prime de Canal 13. Se puede decir brevemente que narra la historia, casi en primera persona, de un líder o referente popular, que maneja gente para un determinado intendente político. El celular le suena y de repente tiene que trasladar a su gente hacia una manifestación, cortar una calle o apretar a un individuo señalado.
Lo cierto es que la serie “El puntero” que intencionalmente ha dado aire en canal 13, es un lindo disparador…
¿Está contando una historia de ciencia ficción? ¿Existen acaso esos famosos punteros, con toda la realidad que ésto acarrea?
Con la ayuda de la tecnología, donde en cualquier lugar podemos meter una cámara de video y reproducir la realidad, un programa, “producido por las filas opositoras” ilustró en 10 minutos lo que la serie “El puntero” toma como argumento.
Gente que asiste a una determinada manifestación política, en este caso de Nestor Kirchner, en la recordada lucha entre el gobierno y el campo. De las personas que asistieron al acto político, “suponemos” que en gran medida fueron por propio interés y convicción a escuchar al entonces ex-presidente y jefe del PJ (Partido Justicialista), quien saldría a respaldar al gobierno de su mujer frente a la puja con la Sociedad Rural y compañía.
Pero en este fragmento, queda expuesto que la mayoría de las personas (Como todos suponemos) han ido por otros motivos…

Casualmente el programa que realiza el escrache es TVR, producido por Diego Gvirtz. Quien hoy, además de Televisión Registrada, produce íntegramente el programa insignia de este gobierno y la juventud kirchnerista: 678.


Hacemos un punto y aparte.


Diego Gvirtz: ¿Cambió su ideología tan rápidamente? ¿Antes ponía en evidencia los turbios manejos del kirchnerismo y ahora vananglorea toda su política…?
Después del momento que ilustra el video, en el 2009, luego del “#NoPositivo”, Kirchner perdió contra el sorpresivo De Narvaez en los comicios.
Hoy al día de la fecha, todas las encuestas, hasta las más “clarinistas” dan por ganadora en primera vuelta a la fórmula que anticipadamente se sabe que estará integrada por Cristina Kirchner.
¿Tendrá algo que ver toda la movida mediatica, es decir que el mismo gobierno ahora puede mostrar sus aciertos y opacar/justificar sus errores con su grupo mediático?
¿O este radical cambio en dos años, solo se debe a la gran cantidad de decisiones políticas de reelevancia que ha tomado esta gestión?
Lo cierto es que Canal 13, sabida corporación que se opone a las políticas kirchneristas, le dió vida a esta nueva serie, que independientemente de su valor artístico, trae una realidad conocida por muchos, pero que no deja de chocarnos. Gente que es movida no por sus propias ideas, porque evidentemente no es capaz de generarlas, no tiene las herramientas para hacerlo. Muchedumbres que son movilizadas por unos pocos pesos.
Tal vez, esta sea la única manera de hacer masivo un acto político. La pobreza, el hambre, la falta de educación. Pues es aquí donde queda en evidencia porque siempre es mejor (para algunos), que existan todos estos males en una sociedad.
Acaso, cualquier persona que gane un sueldo digno de su trabajo… ¿Asistiría por 150 pesos mensuales a todas las manifestaciones?
Lo que me resulta preocupante es que ya estemos tan acostumbrados a verlo. Que la “idea hegemónica”, aquella idea que no discutimos es: “Se llena la plaza, porque todos los tipos que asisten son obligados a ir”. Me preocupa que lo consentimos, nos parece intrínseco de un acto político. Así como un orador, tiene que estar el del bombo y toda la muchedumbre, que fue arrastrada de los pelos.