Efecto consola, la lucha por el capital simbólico

La consola de edición es una herramienta indispensable para cualquier productora y/o emisora de todo medio audiovisual. Como muchas herramientas tecnológicas, necesitan un gran respaldo del criterio humano y sobremanera en el uso de la ética y la moral.
Para el uso en documentales, la edición de consola necesariamente debe recurrir al archivo, y para ello debe seguir una serie de reglas indispensables. El uso del archivo puede ser fatal si es mal utilizado.
En nuestro país, programas de toda índole lo utilizan, pero son pocos los que forjan estilo y contenido a través del archivo, la edición y el uso de estilo documental. 
En 1997 se funda PPT (Pensado Para Televisión) que es una de las productoras poseedoras del archivo más amplio en lo que respecta a canales de televisión. Enseguida mediante múltiples producciones Diego Gvirtz, productor general de la empresa, se destacó por el uso del montaje en el ámbito del espectáculo.
Veamos como utilizaba el archivo y el montaje en TVR (Televisión Registrada) uno de sus programas insignia, en el año 2005, donde pocas veces los informes frecuentaban la política:
Luego la productora se fue ampliando en sus programas, y contenidos. Siempre con una impronta de parodia e investigación audiovisual, utilizan el archivo a modo de crítica donde a priori quedan expuestos distintos personajes mediáticos. Lentamente Gvirtz y compañía fueron incursionando en el ámbito político.
El siguiente video es de TVR en el año 2007 donde la denostada ahora, es la actual presidenta.
En el año 2009 la productora PPT, desembarcó en la televisión estatal. Poniendo al aire su nuevo ciclo periodístico, “Seis en el Siete a las Ocho”. Actualmente 678, es un programa que se instala en la pantalla con el objeto de generar “Contra Hegemonía”, desdiciendo a los medios con mayor alcance e influencia en la opinión pública. La lógica de los informes sigue siendo la misma. Veamos un informe de 678:
Una excelente explicación del funcionamiento orgánico de éste programa, la podemos encontrar en una de las intelectuales más lúcidas de la actualidad, Beatriz Sarlo.*
Audacia y el calculo, la (Sarlo, Beatriz) (…) La principal estrategia del programa consiste en presentar a los opositores del modo más conveniente para las abrumadoras críticas que siguen a los clips audiovisuales, donde previamente el montaje hizo pedazos cualquier discurso emitido en algún canal o diario enemigos.
La manipulación sonora y visual a través del montaje es un viejo tema de la teoría. La discusión todavía sigue. Pero, sin hacerse cargo del refinamiento de ese debate, queda claro que no se puede presentar el pensamiento de nadie por medio de tres operaciones combinadas: cortar frases en picadillo, descontextualizarlas y repetirlas para que den la impresión de que han sido pronunciadas por un obsesivo grave. Todos los políticos de la oposición se convierten así en chirolitas de la consola de edición de 678.
 El montaje es un recurso de producción de significados nuevos a partir de sonidos, palabras o imágenes existentes; lo que se edita no es simplemente lo que quedó registrado en la toma original o en el texto de partida, sino lo que se puede producir al unir, repetir, acelerar o realentar esas imágenes con sus sonidos. Después del montaje, lo que queda no es lo que fue registrado, sino lo que fue compuesto por corte, reordenamiento y pegado. La materia prima son sonidos e imágenes que el montaje transforma incluso hasta contradecirlos. La técnica del montaje sonoro y visual de 678 es un extraordinario procedimiento de atribución, exageración y deformación.
No es necesario un picadillo de Macri o de Cobos para poder criticarlos. Se los edita como un plus ideológico y estético que rinde tributo a la televisión donde todo debe ser más nítido y menos complicado (…)
En un mundo donde las ciencias sociales, son absolutas conocedoras de que la riqueza de una persona, no solo es tangible en cuanto a sus bienes materiales, sino fundamentalmente a su capital simbólico, resulta fundamental estudiar este tipo de medios, que como bien asegura Sarlo, buscan crear significados sobre hechos establecidos.
No exigen en lo más mínimo al espectador, ya que todo se presenta muy sencillo. Mediante las acotaciones del locutor, fácilmente uno distingue quienes son “los malos” y quienes “los buenos”, a quien aplaudir y de quien reírse.
Muchas veces sucede que los propios conductores, caras visibles en cuanto a la responsabilidad de estos informes, critican los mismos por descontextualizar a distintos personajes:
Está claro que hay medios con muchísimo alcance, y absolutos creadores de este tan codiciado capital simbólico. La idea de generar “Contra Hegemonía”, no es mala, por el contrario es muy positiva. La pluralidad de voces es una noción ejemplar, pero basta ver tan solo 20 minutos de la emisión de cualquier programa de éste ciclo, para darse cuenta que la pluralidad de voces, no se manifiesta en el plano de las ideas.
Sabemos que existen muchas formas de oponerse a una idea, pero el caso 678 parece ser la peor de las formas. Al punto tal que han maximizado en el propio programa, aquellos defectos que remarcan en los “medios hegemónicos” a los cuales se oponen de forma manifiesta.
Ejemplo claro puede encontrarse en el famoso tema “El debate por el debate”. Quien se haya quedado con los argumentos expuestos por TN, dirá que Filmus no fué, avisando 5 minutos antes, habiendo participado meses atrás de la selección de temas, y las críticas al grupo quedarían sin efecto, ya que el mismo candidato del oficialismo participó de una entrevista en ese canal, días antes. Quienes solo se informan a través de los medios oficiales, dirán que es obvio que Filmus no debatiría en TN y que él ha propuesto muchos otros espacios “más plurales” para el debate.
Un ciudadano ejemplar con interés en la política, debería ver 678, pero medicado contra sus recortes y falacias, fundamentalmente trazadas con la lógica del efecto consola. La mejor forma de obtener esa medicina es llegar a la emisión del programa, estando informado, por los medios independientes. Y así completar el arco informativo.

El concepto de “Contra Hegemonía” ha sido fuertemente confundido por el de “Contra Figura”. Es cuiroso observar, como a través de su crítica, muchas veces, los interpeladores mutan, se transforman; en lo mismo que critican.

*FragmentoLa audacia y el cálculo, cápitulo IV, Beatriz Sarlo 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *