Velorio de Heyn: Entre dolor y desconcierto


Patricio Caruso | Ayer fui a cubrir el evento más dificultoso que me tocó, desde lo humano, en mi cortisima experiencia. El velorio de Ivan Heyn.

¿Por qué el más dificultoso? En cualquier otro evento tenes que ir con buena onda a buscar testimonios de funcionarios, o personas “importantes” para los medios. La dificultad mayor es que te hablen porque piensan que los vas a escrachar.
Ahora la buena onda no alcanzaba, ya que más de uno estaba llorando, y no hablaban porque una palabra terminaba en llanto descontrolado. Lo mismo con las fotos. En cualquier lado simplemente te dicen que no saques. Acá el límite con las emociones, era muy fino.
Además, uno está acostumbrado a ver algunas figuras como símbolo de poder. Parecido a lo que vivimos con la muerte de Nestor: los más poderosos no le pueden escapar a la muerte.
Como reflexionó Lanata el día en que Nestor murió: La muerte del más poderoso, nos hace acordar a nuestra propia muerte. Si Kirchner, que estaba en situación de negociar con cualquiera, no pudo negociar con la muerte, ¿por qué nosotros le podríamos escapar?
El evento. Para ellos, los más poderosos, era un velorio. Para nosotros, los que ibamos a informar dese allí, era un evento. Muchos pensarán que está bien, algunos que está mal. Pero la realidad es esa.
El “cuervo” Larroque (quien me abrazó), Mariano Recalde, Wado De Pedro, José Otavis, entre otros de La Cámpora. Hasta la mismísima hiperoficialista Sandra Russo, estaban, cómo publicamos a la tarde: Entre el dolor y el desconcierto.
Lamento lo de Anibal Ibarra, un típo que después de su paso por la jefatura de gobierno, quedó acabado políticamente. Sin embargo insiste. Ayer se paseó por el velorio, no sé cual era su relación con Heyn, pero se quedó enfrente de las cámaras un rato largo para ser fotografiado.
Lo lamento por los tantos poderosos, que estaban sin consuelo.
*Esta nota está duplicada de mi MiniBlog: patocaruso.posterous.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *