Cómo reinventarse, la gran pregunta

En estos días me encuentro planificando la tercera edición de CAUSA DE NOTICIAS. Como siempre, en esta etapa estoy más tiempo con los ojos cerrados que abiertos. Imaginandome tapas tentativas, títulos, temas, ilustraciones; intercambiando mails con el director y los redactores, escuchando opiniones y críticas de las ediciones anteriores. Pienso que es la única forma de hacer algo nuevo, es la única forma de reinventarse y de hacer un producto que atraiga, informe, forme y esclarezca.

Hay muchas formas de editar un medio. Hay muchas líneas de trabajo. Yo pienso que un buen editor (puertas afuera) es el que te hace leer un tema que no te interesa o el que te hace comprar un diario que habitualmente no compras. En internet, hacerle clic a una tapa de un medio que desconoces y hacer que el internauta llegue al menos al tercer párrafo de una nota. Después, otra gran cantidad de condimentos harán que el internauta se haga lector.

Para planificar cada página confío más en la imaginación que en el pensamiento. La mente pone trabas, especula y calcula, hace lentas las cosas y de tan reales poco posibles. La imaginación te da voluntad, te aleja de todas las complicaciones y finalmente te ayuda a concretarlas. Pero es tan imprescindible hacer un buen uso de la imaginación como de la humildad y de los oídos. No podremos hacer nada nuevo si no recibimos buenas críticas y reorientamos nuestras propuestas.

No editaría ningún medio, no haría ninguna nota, si no creo que puedo hacerla mejor que la anterior. No gastaría un sólo caracter si no siento que con sólo intentarlo, estoy cambiando el mundo. Y en estos días, me brota la curiosidad, me come y se revoluciona por dentro de tantas imagenes que se me vienen. Me pregunto cuales son las correctas, cuales son las más provocativas, cuales son las menos amarillas pero lejos del verde, cuales son los títulos, cuales son los temas. En definitiva, la gran pregunta: cómo reinventarse. Cómo ser mejor editor que el de la segunda edición, cómo escuchar mejor que antes y cómo dejar florecer sin descuidar.

De nada podremos avanzar si vos, que estas leyendo este texto, no repasas las dos ediciones de la revista que esta apenas unos centímetros debajo de estas líneas, y me decis qué impresión te provocó. Necesito que me enseñes cómo podría haber estado mejor, y que me digas, por ejemplo, qué cosas te parecen amarillas y cómo reenfocarlas sin caer en la edición verde, sólo útil para llenar páginas. ¿Hubieras puesto una frase de Einsteint en la apertura de la segunda edición?

revista@causadigital.com.ar  (lo lee todo el staff)
patocaruso@gmail.com    (lo leo yo)

Caso Luciano Arruga: “La policía actúa como una corporación institucionalizada”

By @Juanpmansilla

Luciano Arruga desapareció en diciembre de 2009 y hasta el momento no se sabe nada de él. Para la familia no hay dudas. El menor había recibido ofrecimientos por parte de la policía para salir a robar. Le brindaban protección por si algo salía mal, zona liberada y armas. Luego de varios episodios violentos, excelentemente narrados por su hermana quién los presenció, Luciano seguía negandose y un día desapareció. Hoy el caso está cajoneado y ni siquiera los policías que se encontraban en el destacamento ése día, tuvieron que declarar.

Al escuchar el testimonio desgarrador de Vanesa es imposible no pensar en el accionar de las autoridades. En todos los discursos se jactan de combatir poderes. Alimentan y sobrevaloran (intencionalmente) a la prensa como sus principales enemigos, cuando en el país suceden estas cosas. Además, gastando millones en desmentir a un diario.

Los medios pueden estar en la agenda negra de un gobierno, pero de un país con Lucianos Arrugas. De un país con Nunca Más. Porque, como dice el cartel, sin Luciano Arruga, no hay Nunca Más. Porque mientras algunos vivimos con el miedo a los ladrones, otros viven con el miedo a los ladrones y a la policía. Y eso es doblemente peor.

Trato de ponerme en el lugar del otro cuando lo escucho. Y sentado en mi escritorio, escuchando a la hermana, me sentí sin escapatoria, sin defensas, sin resguardos, totalmente débil. Me sentí en una caída libre y sin piso, envuelto en una tristeza deprimente.

Escuchar el testimonio de la hermana es darle presencia al tema. Es acordarse del caso Candela, del triple crimen de General Rodriguez, de Jorge Julio López y tantos casos en los cuales la policía, de mínima, tuvo complicidad.

Les dejo el encadenamiento de notas en Perfil.com. Entre Juan Pablo Mansilla y Diego Gueler le dieron una gran cobertura al tema.

Naturalizando el clientelismo, episodio 1

Alejandro Crivisqui es un cordobes que vive en Formosa. Ahora es periodista pero, como consta en éste spot, hizo sus intentos por involucrarse de forma directa en la política. Por casualidad encontré este video y sigo sin entender por qué lo ví todo. Lo cierto es que me asombraron dos cosas.

1. Si transcribis todo lo que dice en el spot, lo podes poner en boca de cualquier otro político. Los discursos proselitistas no tienen ideología. Sé que no es nada nuevo, pero no deja de asombrar.

2. Es increíble lo libremente que se habla de clientelismo en el spot: “El proximo 23 de octubre ellos lo van a venir a buscar. Usted agarre la bolsita, la cajita, elija el color del auto, agarre la platita. Pero una vez adentro del cuarto oscuro (nadie lo ve, guiño guiño) elija el cambio. Uselos a ellos, como ellos lo usaron durante tanto tiempo”.

Sin palabras.

Pergolini, un gran jóven

Sinceramente no admiro a Mario Pergolini. No lo considero un ejemplo de nada. Pero siempre pensé que cualquier persona puede abrirte la cabeza. Incluso de personas que odies mucho, podes aprender más que de aquellas personas que amas. No se puede negar que Pergolini es un gran transgresor, quizas, por transgresor o por creativo, pero siempre hace todo nuevo.

“Hay algo que es buenísimo de la juventud. Cuestionan, no soportan lo establecido”

“Siempre va a haber un inconforme dentro de un jóven, y eso es lo que alimenta el planeta”

“En Rumania trataron de controlar la natalidad y para eso crearon un plan para que nazcan muchos chicos, la mayoría indeseados. Esos mismos chicos hicieron la revolución unos cuantos años después”

“Por eso HIJOS, pudo ganarle a los militares”

“Mientras haya pibes, no habrá forma de que las cosas cambien y no muten”

Cuando envíe el cable que contaba la aparición de Causa de Noticias y la describía como la revista que cambiaría el mundo, muchos me felicitaron, otros se rieron. Y la verdad es que tiene que ser gracioso, también se rieron de Julio Verne.

 

Notas Relacionadas:

Mi crítica al concepto de Honestismo

A prueba de fallas | El año pasado Martín Caparrós publicó Argentinismos, un libro que lo engrandece por su mirada crítica de la sociedad actual y una gran capacidad de observación sobre las cosas. Siempre pensé que si te critican por derecha y por izquierda, es que algo bien estas haciendo, porque significa que no entraste en el absurdo juego de la polarización.

Uno de los conceptos que el autor esboza en su libro, se llama Honestismo. En él, plantea que una de las actitudes típicas del ciudadano promedio en Argentina es limitar el debate político a la corrupción. La famosa premisa “qué queres si estos se roban todo”. Lo que razona Caparrós es que cuanto mucho, los políticos se roban el 30% de los fondos públicos, entonces de no existir la corrupción, “los hospitales publicos tendrían un 30% más de gasas mientras que en los privados tendrían un tomógrafo computado al toque”. Les dejo link por si quieren leerlo todo.

El libro lo leí el año pasado y es uno de esos pocos textos que consulto de forma permanente. Una o dos veces al mes, o para sacar información o para recordar alguna que otra cosa. Siempre es útil para entender el diario de hoy.

Después de asistir a su presentación del libro en la UBA, razoné que Caparrós es una de las pocas personas en la Argentina que jamás se entregó al simplismo y nunca perdió su lucha con la honestidad intelectual.

Por supuesto, no por eso dejé de leer su libro de un modo crítico y algo siempre me hizo ruido de su concepto de Honestismo. Después de reflexionarlo un tiempo largo, recién hoy lo redacto en este blog, aunque no pueden leerse estas líneas sino a modo de pensamiento en caracteres públicos:

Mi crítica. Lo que trata de incentivar Caparrós es que en vez de debatir si son corruptos o no, debatamos las decisiones estructurales/ideologicas que se toman. Pero la corrupción no sólo es tangible desde un punto de vista porcentual económico, también desde un punto de vista ideológico que es claramente palpable en el funcionamiento orgánico de la política. Y aquí es donde está la mayor diferencia entre lo que pienso y lo que plantea Caparrós: Esta corrupción estructural sí impide que se tomen decisiones para mejorar las instituciones políticas y el funcionamiento social.

José Pablo Feinmann es un intelectual brillante que, como tantos otros, cayó en las garras del kirchnerismo salvaje. En su libro del año pasado “El Flaco”, contó un almuerzo en Casa Rosada que compartió con el entonces presidente Kirchner. Pero sin darse cuenta, desnudó lo que es la politica en nuestro país.

(..) José Pablo Feinmann, “El Flaco” 2011 (…)

Luego de la charla, Alberto Fernandez (en aquel entonces jefe de gabinete de Kirchner, ahora opositor al gobierno de su mujer) se abre lugar en la mesa con un gran mapa de la provincia de Buenos Aires:

Nestor pone un dedo sobre un punto del mapa.
-¿A quén tenemos aquí?- pregunta.
-La pegaste – dice Alberto-. Porque ahí justo ahí, no tenemos a nadie.
-¿Ni uno nuestro?
-Ni uno.
-La puta madre. Qué macana. ¿Y quienes están?
Alberto le larga cuatro o cinco nombres. Después le dice de qué partidos son. Estoy erizado. Asisto a una gran clase de política (…) Nestor pregunta:
-¿Quién está más cerca de nosotros?
-Ninguno, son todos una mierda -dice Alberto-. Lo único que te puedo decir es quién es el más barato.
Néstor lanza una risita triste y se muerte el labio inferior. A través de la mesa me clava la mirada:
-¿Y? ¿Qué me decís? ¿Es fácil la política, no? ¿A quién pongo?
-Poné al más barato.

-¿Por qué?
-Porque es el más barato. Te va a quedar guita para comprar otro mejor si aparece.
-Creo que no escuchaste de quién es el más barato ¿De quién es, Alberto?
-Alberto sonríe. Dice:
-De Patti.
-Suponía algo así. -Lo miro a Alberto: -Cuando dijiste son todos una mierda pensé en que alguna seria Patti.
-¿Qué hacemos, profesor? -dice Alberto, aunque sin gastarme. Sólo bromeaba. La situación gira entre lo patético, lo melancólico o lo trágico.
Tomo coraje:
-Hay dos cosas para hacer. O sea, más de una. Primero, no poner a nadie.
-¿Y qué le digo a la gente del PJ?- dice Nestor-. ¿Qué regalé una localidad sólo porque me gusta la gente limpia?
-Entonces poné al que menos costo político tenga.
Alberto, firme, dice:
-Te lo dije: son todos una mierda.
-Entonces poné al de Patti. Debe ser el más corrupto. A los dos días es tuyo.
-Miralo al intelectual -sonríe Nestor-. Mirá qué rápido aprende política.
-¿Esto es política?
-Esto. ¿Cómo se lo explico a los progres?
Nos quedamos en silencio. Mirándonos. En el medio, entre los dos, ocupando el centro de la mesa, el mapa de la provincia de Buenos Aires.
-¿Eso y no otra cosa? -pregunto.
-Eso y no otra cosa -insiste Néstor-. No hacerle asco a nada.

(…) (*)

Lo que deja al descubierto es que hacer política en Argentina es repartir bien los fondos públicos. Y si uno se pregunta por qué un intendente político va mutando su ideología según el poder de turno, encuentra en el libro de Feinmann una posible respuesta.

Entonces nos preguntamos, ¿Es radical ese intendente? ¿Es peronista? ¿Cual es su ideología? ¿Quiere hospitales públicos o privados?

Por eso me respondo que la corrupción es una ideología. Una ideología que está presente en toda nuestra sociedad. Y hasta que no la eliminemos desde un punto de vista moral y en la praxis, nada cambiará en el funcionamiento social.

Argentina tiene una alta tendencia monárquica: Todos se creen reyes. Le pasó a Menem en los 90, le pasa a Alperovich en Tucumán, a Insfran en Formosa, a Julio Grondona en la AFA, a Fellner y Milagros Sala en Jujuy, a los Kirchner en Santa Cruz y ahora también en Presidencia de La Nación. Ni hablar de las intendencias, en Vicente López tuvimos por décadas a Enrique “Japones” García que nació en el radicalismo y se fue dando la mano con todos los gobiernos. En su última elección compartió boleta con Cristina, peronista de raza.

Si uno le pregunta a un intendente por qué acepta el dinero y dirige a sus seguidores hacia un lugar que va encontra de sus ideas, el intendente probablemente le responda: “Y qué queres, lo hacen todos y la cosa no va a cambiar porque yo no lo haga”. Casi lo mismo que respondería un pibe que salta un molinete para viajar en subte o que se adelanta en la cola de un banco.

Lo que yo me pregunto es si puede hacerse uso del populismo y del clientelismo con un sistema educativo que funcione.También me pregunto si a la clase política en general le conviene mejorar los hospitales públicos y mejorar en cantidad y calidad a los hospitales estatales, cuando es de público conocimiento que muchas de las empresas que rentabilizan la salud privada aportan fondos en sus campañas políticas. Eso es corrupción ideológica.

A ningún político le conviene mejorar el sistema de educación porque las masas serían más dificiles de manejar y eso es corrupción ideológica.

A ningún político le conviene mejorar la calidad de la salud pública porque a nivel mundial la salud privada es un gran negocio, del cual ellos mismos obtienen beneficios. Eso es corrupción ideológica.

Ayer, Jorge Lanata mostró la corrupción pura y dura que se respira en Formosa. Con una sociedad formada e informada, crítica y sin tolerancia a la corrpución, ¿podría gobernar un tipo como Insfran? ¿A Insfran le conviene reestructurar y mejorar la educación?

Leyendo el apartado completo de Honestismo en el libro de Caparrós observamos que la mirada del autor es crítica con la corrupción social, y no con la corrupción política porque impide el debate ideológico. Pero pienso que no se puedan debatir ideologias sin antes eliminar la ideología de fondo y forma. No pueden debatirse progresismos o conservadurismos, sin antes eliminar la ideología que transpiramos todos: Corrupción.

(*) Fragmento citado en el libro Noticias Bajo Fuego, de Gustavo Gonzalez.

Experimento iPad

Esta semana que pasó me compré un Ipad. Cansado de responder a las mismas preguntas, además que no son cortas de explicar, armé rápidamente una presentación en Prezi. Seguiré escribiendo más sobre el Ipad.  Tiene miles de usos y funcionalidades que los distinguen fuertemente de una PC o una netbook. Lo mejor que tiene el aparato no lo incluí en las diapositivas: Te abre mucho la cabeza.

El Ipad es un intermedio entre una PC y una netbook, si logra abrirse un hábito en el consumo, salvará a la prensa de su crisis tecnológica. Aunque la crisis ideológica del periodismo seguirá creciendo.

¡A esto se le llama estar alienados!

Siempre me llamó la atención lo dormida que camina la gente por la calle. Pero pocas veces puedo tomar registro de ésas situaciones. Aunque de un modo muy precario y fugaz, el video que encabeza el posteo da cuentas de que se puede estar de pie, caminando, con los ojos abiertos pero estando con la conciencia dormida.

Creo que fue a principio de año cuando me bajé del tren para empezar a caminar hacia el molinete y unos cuantos metros antes la cola se trabó. Es que muchas veces pasan mal la tarjeta o simplemente son muchas personas para un sólo molinete, entonces levanté mi cabeza y vi que menos de dos metros a la derecha había otro molinete absolutamente vacío. Fui para allá y pasé sin esperar.

Desde entonces, todas las mañanas voy directo a ése segundo metal giratorio y paso sin ningún tipo de demoras. Pero me sigue llamando la atención, cuando levanto la cabeza hacia atrás y veo a la gente que espera como si no existiera otra opción, cabisbajos, resignados, dormidos, aunque despiertos. No lo puedo creer. Hoy a la mañana, ya anticipándome a lo que iba a pasar, ni bien bajé del tren puse a grabar con mi celular, y pasó lo que siempre.

Uno de mis libros favoritos se llama Intuición y es del filósofo oriental, Osho. Entre una de tantas formas de explicar qué es estar dormido y qué es estar despiertos, el autor describe una situación brillante. Sé que redactada en un blog puede sonar fea, pero contextualizados se vuelve pertinente: “Los seres humanos viven, mayormente, dormidos. Pueden dormir eternamente estando despiertos o inclusive hacerlo literalmente en su sofá, en el living de su casa y pueden despertar y volver a dormir muchas veces, pero sólo despertarán verdaderamente unos segundos, si su casa comienza a incendiarse mientras duermen. Si sienten el calor, abren los ojos, comienzan a desesperarse. En ése momento, por unos pocos minutos, estarán despiertos. Atenderán lo que tienen enfrente. Utilizarán su instituo, su inteligencia y su percepción para resolver el problema. Luego volveran a estar dormidos, aunque de pie y hablando.”

El muro de la memoria y un discurso improvisado

Atendeme el minuto 4.

Ultimo año de secundario. Excursión por un monumento a la memoria, en reconocimiento a víctimas del terrorismo de Estado. Fuimos en micros escolares, escuchando música, hablando entre nosotros, jugando al truco, todo era una fiesta.

Llegamos y caminamos en grupos de 10 personas con un docente. Yo me puse un poco serio porque el tema me conmueve.

Mientras recorríamos el lugar, se acerca una organizadora y dice: “Necesitamos que alguno de ustedes diga qué impresión se llevan del recorrido”. Conociendome, mis compañeros empezaron a señalarme. “Que digamos nuestra impresión ante quién?”, pregunté. “Armamos una rondita, son ustedes y algunos chicos de otros colegios, algo bien informal”, responde. Me costó decirle que sí, pero si era sólo darle una impresión en una rondita, acepté. Me pidió el nombre y se lo dí.

Seguimos caminando por el predio, hasta finalizar el muro que tenía el nombre de todas las víctimas del terrorismo de Estado. El muro era grande, leímos los nombres de las personas que aún permanecen desaparecidas.

Cuando llegamos al final, observo que hay cerca de 300 personas. Un delegado del Ministerio de Educación, docentes de distintas escuelas, la directora de nuestra institución, nietos recuperados, familiares con desaparecidos, un escenario, micrófono y equipos de audio. Sinceramente era todo un acto formal.

Quería creer que yo iba a tener que hablar en alguna “rondita informal”, tal cual dijo la organizadora. De todos modos empecé a inquietarme.

El acto comienza y cantamos el himno. Luego la presentadora dice: “Vamos a escuchar a los alumnos, ellos también tienen mucho para decir:  Ahora nos va a hablar Patricio Caruso, de la EEM N 6”.

Tendrían que haber visto mi cara. Si encontraba una pala, tardaba menos de 20 segundos en enterrarme y taparme. No tenía nada preparado para decir, todo se envolvía en formalidad, respeto y dolor. ¿Cómo encontrar un discurso en cuestión de segundos? Me lamenté de haberle dicho que sí. Como siempre, me había metido en problemas yo sólo. Me quería matar.

Agarré un papel para simular como que tenía algo preparado. Realmente no me daba la cara para pasar e improvisar algo. De hecho, mientras hablaba, simulaba leer algo. Era sólo un volante del lugar.

Lo demás, está disponible en el minuto 4 del video que encabeza éste posteo. El novio de mi hermana me mostró el link de Youtube, todavía no puedo creer que existan registros de éso. Para peor, después me enteré que en el profesorado de historia que funciona en donde hice el secundario, lo pasan todos los años. No se rían de mí, podrían tener un hijo como yo.

Sin subtes y sin verguenza, ciudadanos resignados


María Teresa camina apesadumbrada. Con su cabeza hacia abajo, sus hombros encogidos y una interminable mueca de fatiga en su rostro, sale de de las inmediaciones de la estación retiro donde recién se bajó del tren Mitre, el mismo que esta semana descarriló tres veces en dos días. Después de la puerta la espera la lluvia, que hace minutos comenzó a hacer sonar las chapas de la estación.

María Teresa no tiene paraguas y se va a mojar. Pero pareciera que ya no le importa. Al cruzarse con los micrófonos de FRONESIS, sólo tiene dos palabras para decir. Y con su voz, le pone nombre a lo mismo que ya expresa con su cuerpo: “Estoy cansada”, dice resignada, sin esperar la pregunta. Después, da media vuelta, sujeta fuerte su cartera y camina, lentamente, sin inmutar su gesto de fastidio mientras escucha las preguntas que el cronista le hace.

Es que el transporte clave de la Ciudad de Buenos Aires, el que utiliza María Teresa para llegar al trabajo junto con otros 700 mil ciudadanos, hace cinco días que no funciona. Pero el problema de María Teresa no termina ahí. Además, la tarifa del taxi aumentó a un precio que, según describen los protagonistas, lo transforma en un transporte de uso eventual.

“Puedo pagar un taxi un día que no ande el subte, pero no toda la semana”, dice Javier, otro porteño que ocupó el lugar en el micrófono que María Teresa por resignación rechazó. “Los políticos dicen que somos rehenes, pero entre los rehenes y sus captores existen códigos. Con nosotros hace tiempo que no tienen ninguno, no nos dejan vivir”, expresa con pesar el hombre que dice ser agente de una concesionaria automotriz porteña.

Además, al taxi lo envuelve otro problema: “Por más que lo pagues, tenes que salir al menos cuarenta minutos antes, porque el tráfico está imposible”, relata. La misma problemática, con otros matices, afecta al colectivo que además de las demoras, los problemas con la tarjeta sube y el aumento de precio, se encuentra colapsado.

A la dificultad de llegar al trabajo, se le suman las últimas declaraciones del Ministro de la cartera laboral, Carlos Tomada, quién dos días atrás afirmó que “hay que cuidar el empleo”, al momento de retratar un parate en la creación de puestos de trabajo. “¿Cómo quiere que cuidemos el empleo en éstas condiciones? ¡Sin verguenza!”, le responde Susana, otra de las transeuntes.

Distintas encuestadoras trabajan arduamente para determinar a quién perjudica más ésta situación de cara a las elecciones legislativas de 2013. Sin embargo, para las personas que dialogan con éste blog, sólo hay dos perjudicados: Ellos mismos que se saben sin transporte y un descontento social en aumento. Y toda la clase política que “son completamente inútiles todos. Ni Macri ni Cristina quieren resolver el conflicto del subte y, a su vez, si el gobierno hubiera tenido la voluntad de mejorar los trenes, en 9 años de gobierno, lo hubiera hecho”.


En momentos donde Macri no se propone resolver el problema; cuando el gobierno nacional le da un uso político para acorralarlo; cuando la empresa no quiere otorgar aumentos sin saber quién le pagará los subsidios y los metrodelegados reclaman al menos mantener su poder adquisitivo ya que la inflación no da tregua; cuando pasan todas éstas cosas, lo mejor es contar la versión de los ciudadanos, los verdaderos damnificados.

Fopea arremete contra la “ley de ética” para periodistas de CFK: “Es absurda”

Además del comunicado que repudió la idea de la Presidenta, el vicepresidente de la entidad habló con Perfil.com. “La palabra para describir esto es impunidad”. Video.  

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) fue contundente ante el pedido de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre una ley de ética pública para periodistas. Se pronunció en contra de la medida considerando que “no es posible imponer conductas éticas en el ejercicio del periodismo”.
En un mano a mano con Perfil.com, el vicepresidente de la entidad calificó la medida como “absurda”.

“El gobierno de Cristina se queja por la poca calidad de la información pública pero restringe el acceso para que no salga”, sostuvo.Además, Fopea afirmó en un comunicado, que una eventual ley podría poner en riesgo la libertad de expresión.

Fernando Ruiz, además de ser el vicepresidente de Fopea, es el vicedecano de la Universidad Austral en la carrera de Comunicación. En su despacho, recibió a este portal con una metáfora: “Los periodistas somos como peces que nadamos en un agua llamada democracia. Si el agua se contamina, nos contaminamos nosotros. Y sin agua, al igual que los peces, no existirían los periodistas”.

En palabras de Ruiz, “muchos gobiernos han querido contaminar ésa agua para poder gobernar alejados de la crítica”.
 
– Perfil.com: ¿Qué opinión le merece la medida impulsada por la Presidenta acerca de una Ley de ética pública para periodistas?

– Es algo absurdo. Los periodistas, como todos los profesionales, ya rendimos cuentas sobre nuestras ganancias en el organismo correspondiente. Además, ya tenemos un código de ética. Seguro que se le pueden hacer muchas críticas e inclusive hay que respetarlo más. Los políticos tienen derecho a quejarse por la mala calidad informativa, pero que el Estado interceda en la ética de los periodistas cuando el rol de los periodistas en una democracia de buen funcionamiento es controlar al Estado, es algo absurdo.
 
– Entonces, ¿por qué cree que la Presidenta impulsa esta medida?

Seguir leyendo en Perfil.com