“La clave del éxito es el trabajo en equipo”

El entrenamiento de un deportista necesita de una gran preparación física y técnica. Pero con eso no alcanza si se quiere triunfar en el máximo rendimiento y construir felicidad entre los jugadores y su entorno. Eso es lo que sostuvo Claudio Marangoni en el seminario de coaching deportivo que dictó el viernes, en el que dejó una arsenal de herramientas para el entrenamiento integral en el deporte.

Marangoni empezó su carrera profesional en el fútbol de Chacarita Juniors. Años más tarde fue campeón intercontinental con Independiente y tuvo un exitoso camino por el Sunderland inglés y la selección Argentina. Un día se retiró y quiso que sus hijos aprendan a jugar al fútbol, “pero los clubes que había sólo se entrenaban para ganar o ganar. Como el deporte es más que eso, alquilé un lugar para enseñarles a jugar personalmente”, contó.

Aquel lugar surgido de una necesidad de transmisión de valores, se transformó en la “Escuela Modelo de Fútbol y Deportes Claudio Marangoni”,  con sede en Barrio Norte y San Isidro; donde se llevó a cabo el seminario que contó con la participación de más de 50 entrenadores, managers y deportistas de alto rendimiento de todo el país.

El evento comenzó a las 9 de la mañana, cuando el salón San Isidro Park recibió a todos los invitados con un desayuno. Entre videos y diapositivas, Guido Samelnik, Master Coach profesional, enseñó un cuadro piramidal donde agrupó una serie de factores visibles tales como la habilidad, la capacidad física y técnica. “Pero detrás de eso se esconde todo lo que está en el interior de los deportistas: las personalidades, las conversaciones internas, los objetivos, las experiencias pasadas”, explicó, en un mano a mano con 442.

“El trabajo del coaching es detectar cuando eso que está atrás funciona como traba para todo lo que se vé”, esbozó. Además, marcó las diferencias entre posibilidades y potencialidades; focalizarse y ofuscarse; entre los hechos y las interpretaciones: “Los malos resultados no son fracasos, pero suelen interpretarse de esa forma. Una derrota tiene que ser vista como un desafío para ir a entrenar al día siguiente”, completó.

Después del almuerzo llegó el anfitrión. En sintonía con Samelnik, Marangoni teorizó sobre el funcionamiento grupal en el deporte: “Los líderes tienen que trabajar en base a premiar los esfuerzos con elogios. El problema es que en Argentina tenemos las críticas y los cuestionamientos en la sangre”, sentenció.

A poco de comenzar, el ex jugador desarrolló un concepto que considera fundamental: “Si llevamos una alimentación adecuada, administramos bien las horas de sueño y aprendemos a respirar, entre nuestro cuerpo emocional y el cuerpo físico se entabla círculo virtuoso que nos potencia”.

Entre los presentes se encontraba un histórico del golf: Vicente Fernández. “Hace 14 años dije que era tan importante entrenar la técnica como trabajar las emociones y todos se reían. Por suerte, ahora parece estar más aceptado”, sintetizó El Chino en diálogo con este portal.

Grandes jugadores, malos equipos. El tema sobrevoló en toda la jornada: “El día anterior a jugar un partido importante trabajé con un equipo peruano. Los senté a todos y les dije que anotaran cuál es el resultado que ven para el partido de mañana. Todos arrojaron resultados distintos”, narró Samelnik, quién remató: “Para que un equipo saque lo mejor de sí es necesario que todos proyecten y visualicen un futuro óptimo; si ven cosas distintas, se opacan”.

Por su parte, Marangoni aseguró que las aspiraciones individuales en un equipo son necesarias: “De ganar la Libertadores, Riquelme demostraba su vigencia a pesar de la edad; para Erviti era una posibile transferencia al extranjero”, dijo. “La clave para los entrenadores es que esos deseos le aporten la motivación al deportista para hacer lo mejor en su función dentro de la táctica grupal. Dominar el trabajo de grupo, sin lugar a dudas, es la clave del éxito”.(*) Para 442.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *