Las preguntas que un estudiante de la UBA nunca debe hacerse

La carrera de Ciencias de la Comunicación en la UBA es de ésas que todos conocen como un carrerón. Tiene casi la misma cantidad de materias que Arquitectura; a diferencia de sus pares de Ciencias Sociales te obligan a hacer (y defender exitosamente) una tesis para poder graduarte; y, además de eso, el 90% de sus materias se simplifican en leer, resumir y resaltar una cantidad inconmensurable de textos. Es necesario estar muy animado para seguir adelante, por lo que hay preguntas que, recomiendo, ningún estudiante debe hacerse.

El día que me anoté en el CBC, mi espíritu interrogativo me jugó una mala pasada. Ante las insistentes preguntas, uno de los coordinadores me dijo que en la carrera en la que yo me estaba anotando sólo llegaban a entregar la tesis 1 de cada 47 ingresantes. En otras palabras: un copado, el tipo. Al día de hoy recuerdo el dato como uno de los pocos que nunca quise chequear, y al tipo como uno de los pocos que no quisiera volver a cruzarme en ningún pasillo de la facultad. Si estudias Comunicación en la UBA, la primera pregunta que no debes hacerte es cuantos graduados hay en proporción a la cantidad de ingresantes. Te vas a deprimir fiero. Si lo haces, tratá de no tener ningún cuchillo cerca.

El año pasado salía de un teórico de Comunicación I y me crucé con un compañero que salía de Metodologías. “¿Qué onda la cátedra, es marxista?”, le pregunté. Acto seguído nos quedamos en silencio. Él bajó la vista. Yo empecé a ponerme nervioso. Fue una fea situación. Me di cuenta que había hecho una de esas preguntas que un estudiante de Comunicación en la UBA nunca debe hacerse. Traté de salir del marxismo en medio de la barba. Quise estar seco en el fondo del mar. En nuestra carrera, el 99,999% de las cátedras son marxistas. El 0,0001% son marxistas críticas. Hay otro sector disidente, que se considera hiper marxista, por lo que desde su cátedra, las demás no son lo suficientemente marxistas como para estar a la altura (Mangone, teléfono). Nunca te preguntes si hay vida después de Marx. En la UBA es un oxímoron.

Una de las materias que más disfruté en estos tres años de vida universitaria fue Taller de Radio. Nos enseñaron mucho sobre lenguaje radiofónico. Yo había tenido miniexperiencias previas, pero estuvo bueno que nos llevaran a una pecera y nos hicieran hablar. En las clases teóricas nuestra profesora insistía en que aprendamos a hacer guiones de radio. “Si no se acostumbran a guionar el aire, no van a poder trabajar en ningún lado”, repetía dos o tres veces por clase.

Apenas unos meses después entré a laburar como productor en un programa de política y economía en FM Identidad. El primer día llegué con un guión cuasi perfecto. Tenía una editorial de 10 minutos al principio, después una entrevista de unos 15 y luego la primera tanda. Hasta tenía 5 miuntos como margen de error y todo. El programa empezó 8 minutos tarde, la editorial se extendió algo más y el entrevistado, que ya había confirmado su participación, no atendía el teléfono. Recuerdo que el guión fue muy útil. Era una hoja impresa en una carilla y en la otra estaba vacía. Entonces la dí vuelta y anoté “se cayó nota YPF, pasemos a tema yerba”, le comuniqué al conductor. Muy útil. Muy.

Ya para unos meses después, comprendí que el periodismo no es una ciencia exacta. Es imposible cumplir con un guión y, además, contraproducente si tu programa es en vivo. Para confirmar que esto no fue un caso aislado, contaré otro ejemplo: la primera vez que un editor me pidió una nota, me dijo que la“resuelva con una pirámide invertida simple”. Le dije que sí, que eso era obvio, que ya había empezado a trabajarla en ésa técnica. No sabía qué era pero me hice el boludo con mucha altura.

Apenas llegué a la PC me acordé de mis clases de Taller de Escritura. Mi profesor era un semiólogo que escribe habitualmente para Página|12. Llegó la primera clase y entre sus frases célebres, afirmó: “Yo no enseño nada de narración periodística porque es la más simple de todas. Si pueden escribir un cuento, una nota periodística la hacen de taquito”. Otro copado más. En el momento que corría contrareloj para entregarle una nota a un editor que me había pedido una estructura piramidal, tuve que googlear. Un groso. Lo amo.

Por eso, nunca se pregunten si lo que les van a enseñar les va a servir en el mundo real. Podrían entrar en alguna suerte de crisis en la que ni el mejor psicólogo los podría sacar.

Muchos entran queriendo ser periodistas. Sin embargo, no es mucho lo que se ve de periodismo. La carrera tiene un matiz particular: en la materia Seminario de Diseño Gráfico ves a Platón la primera clase y a Aristóteles la última. Nada de photoshop u hojas A3 y pinceles. Nuestra carrera te enseña a entender la comunicación como un sinónimo de cultura. No se puede entender Clarín sin contemplar las prácticas socioculturales de la época, por eso es tan compleja. Comparar la carrera de Comunicación en la UBA con una escuela de periodismo, es como comparar a Arquitectura con una escuela de pintura y pulido de paredes. Eso, a algunos, los lleva a hacerse una pregunta de ésas que jamás hay que hacerse. Nunca se pregunten qué es o para qué estudiamos comunicación. No. Por favor. No. Piensen. No se lo pregunten. No.

Ayer me crucé con una amiga que caminaba por la calle junto con el hermano. Él se veía contento porque termina el secundario en estos días. Me dijo que había leído alguna de mis notas en Perfil y que quería ser periodista. Me preguntó si le convenía estudiar en la UBA o irse a una escuela técnica. Yo le contesté que, desde mi experiencia personal, a las técnicas van los que se quieren hacer famosos o los que buscan contactos. No los que quieren ser periodistas. Le recomendé que se hiciera un blog y que viniera a la UBA ya que es la mejor formación en comunicación que puede recibir en el país, pero con una aclaración: “No te vas a hacer periodista en las aulas, te vas a hacer periodista en el colectivo o en los pasillos. Y con el tiempo, te vas a dar cuenta que hay preguntas que es mejor no hacerse”.

Twitter: @PatoCaruso

5 opiniones en “Las preguntas que un estudiante de la UBA nunca debe hacerse”

  1. Hola! Me gusto mucho tu nota porque estoy en una situación media parecida a la del hermano de tu amiga. Este año termino la secundaria y mi idea es empezar la carrera Ciencias de la Comunicación. ¡La carrera la tengo súper decidida porque me encanta! Pero mi problema es con la universidad. La verdad es que muchas personas con las que hablé me dijeron que la uba puede ser EXCELENTE para carreras como medicina o abogacía pero que en comunicación no era la facultad más recomendable… Haciendo una comparación universitaria para el colegio finalmente me había decidido por ir a la uade que, aunque se que es la facultad de la empresa, varios me la recomendaron.
    Me gustaría saber tu opinión porque la verdad estoy un poco perdida con el tema de la elección universitaria.
    Muchas gracias 🙂

    1. Hola Carla, gracias por escribirme. En primer lugar, creo que para cada persona hay un plan de formación: no tomes lo que te digo como palabra santa. Para mí siempre va a ser mejor la UBA porque te forma de una manera integral no sólo a través de lo que dan en clase, sino también por todo lo que tenes que pasar para recibirte. Yo pienso, particularmente, que las carreras de comunicación y periodismo privadas son básicamente un invento del mercado ante la necesidad de enseñarle a un joven qué es lo que tiene que saber hacer para trabajar en un medio. Nada más. Te dan las herramientas que el mercado hoy necesita que vos tengas para empezar a laburar. Eso no es malo, pero no significa una formación en Comunicación (que es un fenómeno mucho más grande y complejo que el periodismo) para que vos puedas entender por qué es necesario que vos tengas esas herramientas y con qué otras facultades intelectuales y técnicas podes formar opinión en las audiencias. Mi consejo: si podés, hace Comunicación en la UBA y, al mismo tiempo, talleres de periodismo o alguna tecnicatura. No todos pueden por cuestiones de tiempo o plata. Yo, por ejemplo, hice Comu en la UBA y, en simultáneo, escribía en mi blog, para otros blogs y le proponía nota a editores. Una vez uno me dio bola y así empecé. Hoy me falta casi la mitad de la carrera y ya tengo tres años de experiencia profesional. Vivo de esto. Sé que si me hubiera metido en la UADE o en la UCA ya estaría recibido, pero agradezco todos los días la decisión que tomé y la formación que recibo.
      Manteneme al tanto de lo que hagas. Un abrazo!

      1. Hola! Bueno entré al esta página por casualidad y leyendo el primer comentario me di cuenta que era el mio jajaja. ¡Me alegró mucho ver que me habías contestado! Hace 4 días termine la secundaria y en unas semanas ya voy a estar entregando el certificado del título a… la UBA. Y es que sí, comprendí que era lo mejor. La verdad es que estaba muy convencida en la UADE hasta que un día fui a un mini-curso y no me gusto para nada. Me di cuenta que eso no era lo que yo quería. Me alegra que hayamos coincidido.
        Muchas Gracias por contestar, interesarte y dedicarte un tiempito para darme ese consejo.

  2. Hola patricio, estuve buscando información sobre el tema ya que me sentía bastante perdido.Me encanta el periodismo pero viendo el plan de estudios de la UBA lo veía bastante desactualizado. Tengo varios amigos recibidos en eter a los cuales les fue bastante bien.Me gustaría vivir y comer de esto básicamente, pero se que es una vida en la que el titulo no vale casi nada y no necesariamente se lo necesita para trabajar de eso.Por ahora estoy en la UBA (igual recién empiezo el cbc) esperemos eso pueda mantenerse.Amo esto, pero me da miedo el fracaso.
    Me gustaría que me respondas, gracias.

    1. Hola Juan, gracias por escribirme. Como le decía a Carla, pienso que para cada persona hay un plan de formación. Hay excelentes periodistas que son abogados, otros antropólogos, muchos bachilleres y varios otros formados en tecnicaturas. Es verdad que el título es un detalle en el periodismo, por eso elegiría la mejor formación que esté a tu alcance independientemente de las dificultades que existan para recibirse. De todas maneras, cualquiera sea tu decisión respecto de la formación académica, tenes que ir adquiriendo las herramientas del oficio de algún modo: mediante talleres, tecnicaturas o por la simple práctica del oficio. ¿Tenes un blog? Armate uno y empezá a escribir. Si podes, hacelo temático, elegí un nicho, publicá seguido, contactate con fuentes de información. Cuando te quieras dar cuenta te van a estar citando de algún medio y, en el mejor de los casos, ya vas a estar escribiendo en alguno. Manteneme al tanto de lo que hagas. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *