Melodías de la basura que te llegan al corazón


Una lata de aceite, una vieja cuchara y  algunas maderas caídas en desuso, que luego fueron tiradas a la basura, conforman hoy el violonchelo que Juan Manuel Chavez, un joven humilde de Paraguay, hace sonar con armonía e intensidad.

La idea es tan asombrosa como sana y conmovedora: transformar la basura en instrumentos musicales para que cientos de adolescentes y niños, que habitan los barrios más carenciados del país guaraní, encuentren en la música una verdadera herramienta de adquisición de valores.

El proyecto se llama Orquesta Reciclada y lo llevó a cabo el reconocido compositor Luis Szarán, también creador del proyecto Sonidos de la Tierra. “La idea no es que sean grandes músicos, sino que mediante la música se transformen en grandes ciudadanos”, explicó el compositor en el documental Landfill Harmonic. 

Es curioso observar cómo las grandes ideas, aquellas que no poseen ningún damnificado, son llevadas adelante con esfuerzo, voluntad y sacrificio por los mismos marginados de nuestra sociedad.

Como dice en el documental, lentamente van construyendo un puente. Puente que une algo tan reacio como la basura en línea directa con el corazón. Vean el documental y me cuentan.

Twitter: @PatoCaruso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *