Grandes fotografías, grandes miradas

banner

El año pasado finalmente pude encuadrar horarios para tomar clases de fotografía. Fue algo que me abrió mucho la cabeza porque, distinto a lo que se cree, uno no aprende fotografía para saber qué botones de la cámara significan tal o cual cosa. Aprender a hacer fotos es incorporar un nuevo lenguaje de comunicación. Y eso me impactó.

Desde cómo entran y salen las luces de la escena, hasta cómo se marcan las sombras o cómo vas a encuadrar la toma; una foto es una convergencia de luz y forma. Una idea que maduré con el correr del curso, es que para ser un gran fotógrafo ni siquiera hace falta dominar por completo la cámara. Lo que sí hace falta es saber mirar, saber apreciar, tener la sensibilidad suficiente como para darte cuenta qué es un plano crudo, qué es una toma tensa y cómo resolver un encuadre con poco margen de espacio, tiempo o luz.

banner2

Ya hace mucho, sin contactarlo, me hice habitué de la web del fotógrafo Juan Pablo Mansilla (que, aclaro, nada tiene que ver con el homónimo periodista de Perfil.com). Es interesante cómo te cuentan la historia del casamiento mediante las fotos. Entren al sitio y revisen algunos de sus trabajos, (pero antes terminen de leer este post y les compro un chupelatín).

En la facultad leemos toneladas de textos que hablan sobre la desigualdad social: Marx, Sartre o Lennin, entre cientos de pensadores que escribieron sobre el capitalismo o sobre la desigualdad que observaron en sus organizaciones de vida (hay que recordar que las diferencias de clases siempre existieron, inclusive, en sociedades precapitalistas).

banner3

Todos los días -para ir a la facultad o a la redacción- me tomo el tren y me bajo en retiro. Según donde me siente, observo una villa (la 31) o coquetos edificios que se forjan con la misma estética sofisticada del Patio Bullrich. Es algo que uno ve siempre y, por lo tanto, lo naturaliza. Se piensa que no hay nada noticioso en ello, no hay nada para contar ahí.

En los hechos, esas dos realidades están separadas por las vías del tren. Pero sabemos que el puente es mucho más grande aún. Vean cómo Martin Katz nos muestra esta realidad, nos habla de desigualdad y nos cuenta lo mismo que todos esos pensadores, pero sin derramar ni un sólo párrafo:

foto_muestra_23-FINAL

A fines de noviembre me tocó editar una nota que Causa de Noticias le hizo al fotógrafo Víctor Calomeni. En la revista siempre buscamos personajes que transmitan pasión por lo que hacen. En ese sentido, Calomeni es un personaje perfecto y en sus palabras lo dejó en claro: “Hoy se pueden sacar mil fotos por segundo, pero la fotografía es sentir el disparo”. La sensibilidad, Calomeni no la tiene en la cámara, la tiene en sus ojos, en su esencia, y eso lo comunica mediante la fotografía. Vean esta foto, denominada La Carpa (de la cual habla en la nota).

CARPADAN FINAL

Posteriormente, con uno de mis editores en Perfil, reflexionamos que trabajar con fotografía me iba a servir para añadir matices a la escritura. Porque si leer distintos contenidos te dan una mirada más crítica para escribir, aprender a observar las imágenes te da una mirada más completa para detenerte en los matices y licenciarte en las formas. Eso también son datos, son pistas, son huellas que los buenos cronistas utilizan para llevar a sus lectores a donde viajen.

Otra cosa que también reflexionamos, es que la vida en su conjunto y en sus particularidades, tiene matices. El lenguaje fotográfico te enseña a verlos, a reconocerlos y diferenciarlos. Por consiguiente, estudiar fotografía es enriquecer la mirada que uno tiene sobre la vida.

Esta semana me volví a enamorar de esta actividad cuando se dieron a conocer las imágenes ganadoras del World Press Photo 2013. No se pierdan estas fotos ni la experiencia de aprender este idoma, que si bien existe desde hace décadas, resulta nuevo para muchos:

[nggallery id=4]

Sé que debería poner fotos sacadas por el autor del blog, pero al lado de estas bestias es un suicidio.

Twitter:@PatoCaruso

Créditos de fotos banner:
1. Victor Calomeni.
2. Martin Katz.
3. Wei Seng Chen.

Una respuesta a “Grandes fotografías, grandes miradas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *