Después de leer a Leila Guerriero

PORTADA-LIBRO-SPB0139597-MAXDespués de leer la segunda parte del libro Frutos Extraños me dieron ganas de agarrar alguna noticia que me haya tocado redactar en estos últimos días y reescribirla. Elegí una que estuvo entre las más leídas de Perfil.com por su “impactante video”. El primer párrafo dice así:

<<Una mujer murió hoy luego de arrojarse a las Cataratas del Iguazú. Según informaron las autoridades, se trata de la docente misionera Mónica Patricia Heck, quien estaba profundamente deprimida.>>

Ahora, después de leer a Leila Guerriero tenes que hacer un esfuerzo y agregarle sonido a esas oraciones. Esto se escucha así:

<<El Sol todavía pegaba en las Cataratas del Iguazú cuando Mónica Patricia Heck, una docente de 38 años, supo que no quería seguir con vida. Víctima de una fuerte depresión, Heck  se suicidó a la vista de todos de un modo escalofriante: se tiró por la Garganta del Diablo. Su cuerpo sufrió una caída libre a 6.300 kilómetros por hora y apareció hoy sin vida en el Río Iguazú.>>

Si esperabas algo como lo que escribe Leila Guerriero estabas equivocado/a. Por ahora no publica en este blog; y, además, al cabo que ni quería (?).

Reflexión. Hay una gran diferencia entre escribir y redactar una noticia. Redactar es agrupar muchos datos en unas cuantas oraciones. Para hacerlo bien, sólo alcanza con seguir las reglas de la gramática y chequear que los datos sean ciertos.

Pero escribir es mucho más que eso. La gran diferencia está en la multimedialidad: a lo anterior, se le suman los sonidos. Además de estar bien redactado, tiene que sonar afinado.

Eso es exactamente lo que hace y reflexiona Leila Guerriero en Frutos Extraños, libro de una periodista que atenta contra la comodidad que se trata de imponer en este oficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *