Cómo se enfrentaron el kirchnerismo y la izquierda en la Plaza del 24M

Tal como se especuló en la previa, el acto que conmemoró el 37 aniversario del golpe de Estado el domingo último, estuvo dividido entre militantes de izquierda y distintas agrupaciones K; que además de los cantos y las banderas, se disputaron la Plaza de Mayo entre golpes e insultos, de los que Perfil.com fue testigo y la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner criticó en sus tweetsdel miércoles.

La tarde transcurría sin sobresaltos. La Juventud Kirchnerista de Izquierda llamaba a descolgar los cuadros de periodistas y opositores, mientras familias participaban en la plaza del acto encabezado por Abuelas y Madres de Plaza de Mayo.

Pero la calma se terminó a las 18.20, cuando después de los discursos de figuras de la lucha por los derechos humanos, como Estela de Carlotto, se anunció que había que desalojar la Plaza de Mayo porque era el turno de los partidos y agrupaciones de izquierda de celebrar el Día de la Memoria.

Desde Diagonal Norte un centenar de militantes vestidos de rojo, con leyendas amarillas que los identificaban como Partido Obrero, enfilaron sobre la calle Rivadavia al canto de:“Qué pasa / qué pasa / qué pasa jóven K / que hay desaparecidos en el gobierno popular”.

Rápidamente las agrupaciones kirchneristas se hicieron eco y formaron un cordón humano sobre esa misma calle. De esa forma impidieron el avance de las filas de izquierda, a la altura de la Catedral Metropolitana. Fue entonces cuando el mismo templo que cinco días antes había atestiguado la pacífica vigilia por la asunción del Papa, presenciaba agarrones, empujones y provocaciones de ambos bandos.

La puesta era peligrosa para los niños que se encontraban en la Plaza: el vallado que estaba dispuesto frente a la Catedral ofició de protección para ellos ya que los padres comenzaron a alzar a sus hijos desesperadamente para resguardarlos del tumulto y las trompadas.

BANNER0328_pelea_plaza_mayo_g

“Yo soy argentino / soy soldado / del pingüino”, cantaban los militantes vestidos de azúl y blanco, con remeras de La Cámpora. “No van a pasar troskos putos, la Plaza es nuestra”, arengaba un convocado con la pechera de Unidos y Organizados.

“Cómo no vamos a pasar si estamos acá desde hace 30 años, no desde hace 5”, le respodian los vestidos de rojo. “A Mariano Ferreyra lo’ vamo’ a vengar / A Mariano Ferreyra lo’ vamo’ a vengar / Y a López / Y a lópez mucho más”, cantaban.

“Yo vengo bancando este proyecto / proyecto nacional y popular / porque Néstor no se fue, lo llevo en el corazón”, replicaban los kirchneristas. “Y López donde está / Y López donde está”, arengaban los del PO.

El tenso cruce, que incluyó golpes y escupitajos, se prolongó durante 25 minutos y tuvo repercusión en todo el arco político. Mientras las agrupaciones de izquierda aseguran que fueron agredidos por “la patota del Indec”, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner criticó a los del PO por su actitud “amenazante, con garrotes”. En cambio, a los militantes kirchneristas la mandataria los describió como “jóvenes vestidos de azul, celeste, o blanco con banderas argentinas, brazos y manos entrelazados, haciendo cordón humano”.

Por su parte, el Frente Amplio Progresista, publicó una foto en su cuenta de Facebook en la que se observa a militantes del Movimiento Evita -del kirchnerista Emilio Pérsico-con garrotes en las manos, posados sobre Avenida de Mayo.

(*) Para Perfil.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *