Cuando callan las fuentes oficiales

SILENCIO2– Hola, buenas tardes, ¿hablo con el despacho del secretario XXX, en el Ministerio de Justicia?
– Sí, así es. ¿Con quién tengo el gusto?
– Soy Patricio, te llamo de la redacción de XXX. Necesitaba hablar con XXX por un caso puntual. ¿Hay posibilidades de hablar con él ahora?
– ¿Por qué asunto es?
– Nos llegó una historia a la redacción y quería saber qué hay de cierto. Es una persona que dice haber hablado con muchos funcionarios sobre un problema jurídico, entre ellas el propio ministro, pero no sé si es verdad, sólo necesitaba que secretario XXX me lo confirme. ¿Podré hablar con él?
– ¿Cómo se llama esa persona?

*******

– Hola, ¿hablo con Secretaría de Presidencia?
– Sí, decime, ¿qué necesitabas?
– Te comento, necesitaba averiguar algo que, me dijeron en Protocolo, sólo me lo iban a poder confirmar o desmentir en Secretaría. Un diputado dijo hoy que durante la gira presidencial de enero pasado, la comitiva aterrizó en Seychelles, un paraíso fiscal.
– ¿Qué diputado?
– XXX, del GEN.
– ¿Y vos le crees a ese diputado?
– Nos mandó el Boletín Oficial. Ahí figura que el último destino de la gira, que comenzó en Cuba y, hasta donde sabíamos, terminó en Vietnam, pasó por Seychelles tres días antes de llegar a Buenos Aires.
– Bueno, no entiendo, ¿qué es lo que querés?
– Me gustaría saber si ustedes me pueden confirmar o desmentir, más allá de lo que diga el Boletín Oficial, que la comitiva presidencial, que abordó una gira de Estado, pasó o no por Seychelles, es información pública, y antes de publicar cualquier cosa, prefiero contar con su explicación o desmentida.
– Perdón, no escuché tu nombre. ¿Vos quién sos?

*******

– El nombre es XXY, ¿a vos te suena?
– Dejame que se lo consulto.
– ¿En qué horario o momento lo puedo ubicar así charlo con él un rato? ¿Cómo es tu nombre?
– …
– Hola, ¿se escucha?
– Sí, dejame que se lo consulto al doctor.
– Estaría buenísimo porque capaz me puede ayudar un montón a entender toda esta historia.
– Sí, yo lo consulto. ¿Algo más?
– Sí, ¿cómo es tu nombre? Así mañana llamo y pregunto por vos.
– (corta el teléfono)

*******

– Disculpame, no me presenté. Soy Patricio, te llamo desde la redacción de XXX.
– Tenes que hablar con Prensa. Yo no puedo hablar con periodistas. Te transfiero.
– No, no. Ya hablé con Prensa, me pasaron con Ceremonial.
– Bueno, Ceremonial tampoco tiene que hablar con vos.
– Ellos me pasaron con Protocolo.
– ¿Y qué te dijeron en Protocolo?
– Me pasaron con Secretaría de Presidencia. Me dijo que sólo ustedes pueden hablar.
– Mirá yo también soy periodista y te lo digo de buena onda. Nadie de aca te va a decir nada sobre eso. Sólo Oscar puede salir a aclarar o a desmentir algo como esto.
– Qué alivio! Es bueno que seas periodista así me podes entender vos a mí. Generalmente pasa que nosotros publicamos y después Oscar sale a desmentir por Télam. Por eso siempre acostumbramos a llamar a las fuentes oficiales para publicar su desmentida adentro de la misma nota. Lo que pasa es que nunca nos dan respuesta. O lo que es peor, nos dicen que le tenemos que enviar una carta con el requerimiento por escrito y jamás contestan.
– Sí, es verdad, una guachada.
– En Perfil pasa esto desde 2003, en Clarín desde 2008 y así. ¿Me entendes? Y lo peor es que estamos hablando de información pública, no de información reservada.
– Bueno, pero imaginate, nosotros no podemos hacer nada.
– Mirá, si vos, en el transcurso del día me podés averiguar, ya no si la Presidenta aterrizó efectivamente en Seychelles, sólo quiero que me averigues si Oscar va a hablar o no del tema. Así yo puedo poner que nos comunicamos con Presidencia y no quisieron hablar del tema. Ahora, si quiere hablar, te dejo todos mis datos de contacto y, si hay tiempo, vamos con cámara, lo que ustedes pidan.
– A ver, esperame un segundo, ya vengo.

– Hola, ¿Patricio?
– Sí, aca estoy.
– Me dicen que mandes el requerimiento a xxx@xxx.gov.ar.
– ¿Oscar te dijo que no iba a hablar del tema?
– Sólo me dijeron que mandes el requerimiento. Te tengo que dejar. Cualquier otra cosa, la hablás con Prensa. Saludos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *