El inesperado testimonio que compromete a José Alperovich

Un inesperado testimonio, de uno de los empresarios que más contratos tiene con el gobierno de Tucumán, llevó al gobernador José Alperovich a la Justicia, denunciado penalmente por utilizar fondos estatales para sus emprendimientos privados: el arquitecto Julio César Villafañe contó que después de refaccionar la casa de la hija del gobernador, le ofrecieron pagarle con plata de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU) de la provincia, entidad que ya había sido señalada como “la gran caja” de Alperovich por dirigentes opositores.

Así lo analizó la senadora radical Silvia Elías de Pérez, que presentó la denuncia contra el gobernador por malversación de fondos públicos y negociaciones incompatibles con su función. “Esto muestra el entramado feudal que montó el gobernador, que por suerte se está resquebrajando”, dijo la legisladora a Perfil.com.

Todo comenzó cuando el arquitecto Villafañe contó al matutino local La Gaceta que su constructora se encontraba contratada de manera directa por la DAU para realizar una obra pública cuando, de momento a otro, le pidieron que traslade a sus equipos hacia la casa de la hija del gobernador porque se quería mudar rápido y necesitaban apurar las refacciones. “Me llevó la DAU, me llamó y me dijo ‘dame una mano en la casa de ella’. Yo no sé cómo es la relación. Yo sólo trabajo”, explicó.

En el domicilio particular de Mariana Alperovich -quien está casada con un funcionario provincial- se encontró con más contratistas de la DAU. “Hicimos el piso, un durloc… me hicieron los primeros pagos, y después nada más”, contó. Esos primeros gastos fueron cubiertos por una empresa privada de Alperovich. Pero cuando fue a reclamar el resto del saldo le dijeron que los pagos ya corrían por cuenta de la propia DAU.

Elías de Pérez adelantó a Perfil.com que, con el consentimiento del partido, acudirá nuevamente a la Justicia para pedir que Villafañe ingrese a un programa de protección a testigos. “La historia de este hombre nos muestra cómo a él lo contraton por una obra y después le decían que se vaya a otro lugar para trabajar en un domicilio del gobernador”, dijo. Y reiteró: “Es todo un hermoso enredo que explica por qué cuando nosotros auditamos vemos que todas las obras que se habían pagado no estaban hechas”.

La denuncia por malversación de fondos, radicada por presunta utilización de fondos públicos para emprendimientos privados, llega meses después de que trascendieran las megavacaciones que el gobernador disfrutó en Dubai con su mujer, la senadora Beatriz Rojkés de Alperovich. “Es insólito que haga estas maniobras, como si le faltara plata, esto te da una idea de que para él no hay diferencia entre sus empresas y los fondos del Estado”, analizó Elías de Pérez.

Asimismo, la legisladora recordó que el extitular de la DAU, Miguel Brito, también lo había denunciado por la contratación de las empresas fantasmas y sobreprecios en las obras: “Son hombres del gobernador que, como vasallos de un sistema feudal, roban para la corona. Alperovich es una de las caras de la corrupción en Argentina”.

Alperovich no emitió opinión pública al respecto y su equipo no respondió los reiterados llamados de Perfil.com para obtener su descargo.

(*) De la redacción de Perfil.com. Mirá la segunda nota que publiqué sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *