Cuáles son las alternativas de Kicillof para “zafar” del default

Si la negociación entre los funcionarios argentinos y los representantes de los fondos buitres fuera un mano a mano de la Copa del Mundo, el juez Griesa estaría arbitrando un partido con todas las condiciones dadas para que el equipo nacional cayera por goleada. Sería como jugar con Messi lesionado, en una cancha adversa y contra el mejor equipo del campeonato. Lo único que le quedaría a nuestra selección es encontrar ese esquema táctico que lo lleve al empate y probar suerte en los penales para “zafar” del default.

Así lo relataron a Fortunaweb distintos especialistas consultados sobre la dura negociación que tiene por delante el Gobierno argentino. “El margen es muy muy chico, ya no se puede negociar casi nada porque el fallo es muy claro: Argentina tiene que pagar el 100%, lo único que se puede establecer son las fechas de ese pago, pero no mucho más”, explicó a este medio el exviceministro de Economía de la Nación, Jorge Todesca.

Para él, la única salida viable sería pagar los 1.500 millones de dólares “en un plazo conveniente” para evitar la pesadilla: caer nuevamente en default. “Hay que preparar una estrategia para evitar a toda costa un nuevo default de la deuda externa, tenemos que mantener protegida la deuda reestructurada y evitar que se desarme la situación de pago regular”, analizó Todesca.

Distinto al planteo del ministro Áxel Kicillof, quién manifestó que a partir del fallo todas las opciones conducen a un default, Todesca sostuvo que hay dos escenarios posibles, en una de ellos nuestro país podría “zafar” de la interrupción de los pagos. “Si se negocia una condición favorable y se paga esto, vamos a estar en una buena situación; ahora si el Gobierno elige patear el tablero vamos a estar en una situación alarmante”, dijo.

Para Todesca, el planteo de Kicillof no es del todo correcto. “No coincido con que pagar estos 1.500 millones nos traigan una cadena de más fallos en contra, porque hoy los que entraron a reestructurar la deuda (el 92%) no van a conseguir nada en ningún tribunal“, remató.

En la misma sintonía se explayó el economista José Luis Espert al ser consultado por Fortunaweb. “Hay que evitar el default a toda costa, como sea, porque eso sería incendiario”, explicó el titular de Espert Consultoría Macroeconómica. Entre otros puntos, el especialista enfatizó en que “el Gobierno podría destinar el 10% de la recaudación impositiva que hoy destina al clientelismo para pagarlo”.

Espert recordó: “Desde que el Gobierno argentino asalta el Banco Central con (Mercedes) Marcó del Pont se han destinado 35 mil millones de dolares de reservas más otro 11 mil para pagarles a los otros organismos. En cinco años hemos gastado 46 mil millones de dolares”. Por eso, argumentó: “No veo por qué si le pagamos a los holdouts se terminaría el mundo“.

Todos los analistas financieros hicieron mención a que el juez Griesa le pidió cinco años atrás a la Argentina que se sentara a negociar con los fondos buitres. “En esa instancia estábamos en muchas mejores condiciones para negociar, hoy sólo podríamos pagar en cuotas porque el cien por ciento ya no está en discusión“, resaltó Espert. Y remató: “Este canje está mal parida porque lo quisieron transformar en una cosa independentista en lugar de decir que esto es nada más que un canje de deuda”.

Sin embargo, para otros especialistas el tema está sobredimensionado. En ese sentido se manifestó el exministro de Economía Aldo Ferrer: “Si hacemos las cosas bien, lo de los buitres tiene una importancia marginal y si hacemos las cosas mal, lo de los buitres será un problema que agravará el cuadro, pero no es demasiado importante”, analizó uno de los fundadores del denominado grupo Fénix.

Ferrer, quien fue embajador argentino en Francia durante el actual gobierno de Cristina Fernández, destacó: “Los problemas fundamentales del país no son los fondos buitre sino cómo bajamos la tasa de inflación, cómo generamos buenas expectativas para la inversión privada o cómo fortalecemos la competitividad“.

(*) Para Fortunaweb.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *