Quiénes son y qué hay detrás de los activistas que irrumpieron en ShowMatch

0904_incidente_showmatch_pelado_g.jpg_1853027552Marcelo Tinelli no está seguro silos cinco hombres que irrumpieron el lunes en ShowMatch sólo querían protestar por despidos en una fábrica de Cristóbal López, socio de Ideas del Sur, o todo se trató de un “apriete barra” para bajarlo de la AFA. “No sabemos quiénes son ni quién los manda, mientras exista la duda, los va a investigar a todos”, contaron desde el entorno del conductor aPerfil.com.

A cuatro días de acontecido el escrache son mínimos los elementos que permiten asociar a estos hombres con el mundo del fútbol. Se trata de 12 extrabajadores de la fábrica lechera La Salamandra, ubicada en Luján, que había sido adquirida por Cristóbal López en 2013, el mismo año que el zar del juego le facilitó un salvataje económico a Tinelli cuando compró un millonario paquete accionario de Ideas del Sur.

Tal como reveló Perfil.com días atrás, quien organizó la protesta es Néstor Gabriel Barbosa, de 38 años de edad. En sintonía con su versión, registros de ANSES confirmaron que el sindicalista fue empleado de La Salamandra desde 2009 hasta 2014, cuando dejó de recibir aportes patronales.

El activista se desempeñaba en el sector quesero de la fábrica lechera a donde había llegado sin antecedentes sindicales. Un año después se afilió a ATILRA (Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República de Argentina) tras ser electo por sus compañeros como líder de la Comisión Gremial Interna de la fábrica.

Barbosa subió fotos a la red social Facebook donde se lo observa junto a sus tres hijos en las plateas de la bombonera. Además, el dirigente compartió imágenes en las gradas del Club Luján, del que es socio “de toda la vida”. “No conozco a ningún vecino de Luján que no haya ido alguna vez a ver al equipo, yo voy una vez al mes, cuando puedo”, explicó.

El presidente del Club Luján, Eduardo Rilo, negó que Barbosa pertenezca a la barra brava de la institución. “Si este hombre fuera parte del grupo lo identificaría de rostro, no sólo que no lo identifico sino que tampoco escuché su nombre y apellido”, dijo, en diálogo telefónico con Perfil.com.

Más contundente aún, Rilo fue uno de los dirigentes deportivos que le manifestó su apoyo explícito a Marcelo Tinelli para candidatearse en la AFA. “Votamos en contra del cambio de estatuto, pero le dimos el apoyo para que pueda presentarse”, contó.

Sin embargo, la cara más conocida tras el escrache en Ideas del Sur es la de Leonardo Ruiz, el hombre calvo que logró pararse frente a las cámaras de ShowMatch para lucir su remera de protesta. Ruiz ingresó a la fábrica en 2011 y es hincha del club Flandria, también ubicado en Jáuregui, de donde es vecino. Se desempeñaba en el sector de exportación al momento de ser despedido.

Marcelo y Mauro Ledesma, Marcelo y Santiago Gotta, Raúl Verón, Santiago Ramirez y Lucio Vargas son los otros nombres de los exempleados de la fábrica que estuvieron el lunes en ShowMatch. Todos ellos se reunieron el jueves en las puertas de la fábrica para continuar con su reclamo.

Qué reclaman. En noviembre de 2014, el empresario Cristóbal López decidió cerrar la fábrica lechera e indemnizar a todos los trabajadores de la planta. “Nos dejó a todos en la calle, hay tres compradores interesados, queremos que reabra la fábrica o que la venda”, reclamó Barbosa.

Desde el Grupo Indalo contaron a Perfil.com que “no la vamos a vender porque la cerramos para reformular el negocio y volverla a abrir el año que viene”. Según explicaron, “el negocio así como estaba era inviable, teníamos problemas de exportación y en el mercado interno nos aplastaban las grandes marcas, por eso tenemos que repleantear el modelo de negocios”.

Los sindicalistas explicaron que “no prestaron conformidad” del pago de las indemnizaciones y que continuarán con su reclamo. “Queremos volver a tener trabajo, estamos desesperados, estamos en la calle”, insistieron.

Sindicalistas o barrras, Tinelli ya anunció que denunciará penalmente a quienes ingresaron “de forma violenta” a los estudios bajo la figura de “intimidación pública”. “Aunque sea un reclamo, nadie tiene derecho a ingresar así, lastimar a nuestra jefa de prensa, vamos a ir hasta las últimas consecuencias”, explicó el conductor.

La respuesta de Barbosa no le bajó la tensión al asunto. “No tenemos que pedir perdón de nada, fuimos a mostrar nuestras remeras a la empresa de Cristóbal López, que gastó millones en Ideas del Sur mientras nosotros nos quedabamos en la calle”, remató.

(*) De la redacción de Perfil.com. En Twitter: @PatoCaruso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *