Me mudo a un departamento, pero sigo bajo el mismo techo

lapostaDos ambientes, ahorrar cuarenta minutos de viaje al trabajo y a la facultad, más algunas facilidades contractuales, fueron suficientes motivos para dejar atrás veintiún años de la casa de papá en Vicente López por la «incertidumbre» de un departamento en Almagro.

¿Por qué incertidumbre? No sé bien cuándo, no sé si se dieron cuenta, pero unos metros cúbicos de hormigón y ladrillo, recubiertos con tejas, se transformaron en el ícono de la seguridad de nuestros días: el techo propio. Lejos de eso, un departamento con un contrato de un año, gastando el 50% de tu sueldo en alquiler y gastos fijos tendría que generar todo tipos de incertidumbres a futuro. Continuar leyendo «Me mudo a un departamento, pero sigo bajo el mismo techo»